MENU
Charo y su Sanglas 400-T. Ilustracion digitalcharo-lopez-retrato. Ilustracion digital

Charo y su Sanglas 400-T

Charo López y su Sanglas 400-T de 1972.

La Amazona.
Relataba Manuel Vicent que callaban en la taberna los parroquianos de terraza y soberano; cuando la joven estudiante de Filosofía y Letras -ahora la facultad, ahora los ensayos del Teatro Universitario- taconeaba la melena oscura y esa singular belleza castellana, bajo los soportales de la plaza mayor de Salamanca. De esa Salamanca -escribió Umbral- de tedio y plateresco.
Y que María del Rosario López Piñuelas, la hermosa alumna de clásicas cosecha del 43, un buen día se marchó a Madrid, se licenció en La Complutense y se abanderó en los tercios del cine. No se sabe si aburrida del tedio provinciano, cansada de los parroquianos de terraza y soberano o hastiada de tanto plateresco…
…Ese plateresco; con su profusión de ornamentos, rosario de componentes decorativos de variados estilos… ¿estilo exclusivamente español o periodo de transición entre estilos?…
Y ese cine español de los 70; con su profusión de estrellas domésticas, rosario de comedias de corte local, historias pequeño burguesas muy típicas; con mucho muslo y tapete de ganchillo… ¿Estilo exclusivamente español o…?
¡Uffff…! No, quizás esto no les interese…
¿Tal vez el contexto?…
…El contexto, malo: con el cine sin espacio para una generación nueva de actrices que reclaman otro tipo de papeles y menos aún si, para entonces, ya eras musa de la progresía del país… Y ese país donde, ante la falta de trabajo y decidida a retomar su antiguo oficio de profesora de bachillerato, la salmantina es rechazada por no ser considerada un buen ejemplo para los alumnos… trabajaba en la televisión
¡Humm…! No, Tampoco estoy seguro que esto les interese, aunque…
… Fue precisamente la televisión, en la época dorada de la televisión de este país, la que convertiría a esta belleza castellana -casi a los 40 años de edad y con mucho pico y pala a la espalda- en un mito para el imaginario colectivo nacional. Para la historia quedará su papel como Clara Aldán en la serie “Los gozos y las sombras”.
¡En fin!, toda una carrera de fondo que continúa hasta hoy y -si averiguan- un impresionante historial el de esta mujer… ¡Ya!, es probable que esto no les interese… Pero…
Pero quizás, si les hablara de aquella a la que llamaban la Ava Gardner española, “la mujer más guapa de este país” como glosó Umbral o…
Les contase, si me dejaran, de su voz; de esa voz de penumbra y bazabrera, de esa belleza mesetaria hecha de encina y pasto.
Y de su risa, nadie ríe como sabe hacerlo ella; con el mismo reflejo sabio y descarado con el que se ordena y desordena su melena nocturna…
Y si me lo permitieran les advertiría sobre esos ojos bellísimos; metales pesados, brillantes y vividos. Y sobre esa forma de mirar que tiene esta mujer; intensa, con el mohín escéptico y con muchas ganas de vivir… “He vivido intensamente: mucho y bien”
¡En fin!… si me dejan, si les interesa y me lo permiten, cualquier día, les prometo hablar de… Charo López.

La Máquina.
Con el objeto de competir, con las BMW, DKW y Zündapp, como proveedores de vehículos motorizados a los organismos oficiales. Mercado copado hasta entonces por las marcas anteriormente citadas. Dos jóvenes estudiantes de ingeniería, los hermanos Javier y Martín Sanglas, fundan en 1942 esta emblemática marca, asociada a motos de calidad y cilindradas relativamente altas para la época.
Fabulosos han sido los modelos salidos de esta mítica fábrica, pero… Permítanme ir al grano.
De entre todos los modelos de Sanglas ¿por qué la 400-T? Pues porque para muchos fue la última auténtica Sanglas, por ser la última que llevaba todos los elementos diseñados por la factoría. Porque para otros es posiblemente el modelo más bello de la marca- negro, cromo, fileteados blancos- y aunque su monocilíndrico cuatro tiempos no estaba hecho para correr si lo estaba para hacer kilómetros, para tragar carreteras de puertos, meseta y llano. Porque era robusta y fiable, no en vano utilizada por la Guardia Civil -en sus distintas versiones y sin la “T” de turismo- durante 30 años. Porque uno la imagina rodando por carreteras de secarrales de pasto, entre dehesas de encinas y curvas de jara y pizarra. Y porque era muy, muy española, posiblemente la más española de la época. Y para los que tenemos cierta edad, y ciertos atavismos en blanco y negro; desde luego nada más español que un Guardia Civil; parado, en pie, junto a su Sanglas.

Email this to someoneShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on Twitter